Desde hace tiempo y derivada de la crisis fiscal del Estado, la liberación de los mercados y la consolidación de la democracia, entre otros factores, ha aumentado la participación de los sectores social y privado en las decisiones públicas vinculadas con la economía y la satisfacción de los bienes colectivos.

La gobernanza, un proceso donde se expresan los objetivos que la sociedad acuerda para mantenerse cohesionada e incrementar sus niveles de calidad de vida, así como la capacidad de transformar los objetivos en realidades, ha permitido plasmar de la mejor manera la participación de agentes sociales y privados en las decisiones públicas. Por su naturaleza, la gobernanza precisa la dirección, conducción y coordinación de las acciones colectivas por parte del gobierno, con el objeto de promover, encauzar y ayudar a materializar la participación social y económica de la sociedad.

 

La CANIFARMA ha trabajado en un instrumento colectivo de la Industria afiliada a esta Cámara para plasmar los objetivos que persigue este sector productivo.

 

Justamente con ese propósito, CANIFARMA ha trabajado desde hace cinco años, desde que elaboró el Programa de Desarrollo de la Industria Farmacéutica 2013-2018, un instrumento de trabajo colectivo de la industria afiliada a esta cámara industrial. Esto no sólo ha permitido plasmar los objetivos que persigue el sector productivo, representados en cuatro pilares (regulación sanitaria; investigación, innovación y desarrollo; política industrial; y derecho a la salud) sino también proponer las acciones que materialicen esos objetivos.

Partiendo de ese punto, se inició un diálogo abierto y constructivo con las autoridades del gobierno de la república. Los acuerdos alcanzados hasta ahora en esos diálogos habilitan a la industria farmacéutica mexicana de un potencial que detonará el desarrollo económico y fortalecerá las capacidades del Sistema Nacional de Salud para atender las necesidades de los mexicanos.

El reto conjunto entre el gobierno y nuestro sector productivo consiste en diseñar los instrumentos y generar los procesos de política y gestión públicas que concreten ese potencial de la industria farmacéutica para el desarrollo de México.