Tags

Related Posts

Share This

5. El fortalecimiento

El fortalecimiento de CANIFARMA

 

El sobresaliente desempeño que mostró la industria farmacéutica en los primeros tres lustros de la segunda posguerra, obligó a CANIFARMA a enfrentar los desafíos inherentes al crecimiento. Uno de ellos fue diseñar un mecanismo de alternancia de sus dirigentes que fortaleciera la cohesión, en un momento en el que el dinamismo del sector generaba una intensa competencia en el mercado, lo que hacía necesario disponer de nuevos cauces para solventar en forma institucional las diferencias inherentes a la legítima pluralidad de intereses que albergaba la Cámara.

Es así que a principio de la década de 1960, los señores Enrique Chávez Peón y Eduardo López Miarnau, respectivamente representantes de las empresas internacionales y nacionales, idearon -luego de frecuentes y vivas conversaciones- una mecánica que permitiera la transmisión de la presidencia de la cámara industrial de un grupo a otro, en forma anual, lo que permitió “ir creando una estructura de unidad en la industria”[21].

Este acuerdo quedó plasmado en los Estatutos reformados de la Cámara y autorizados por la Dirección General de Industrias de la Secretaría de Industria y Comercio, el 10 de octubre de 1961, y que en su artículo 43 establecía que dentro de los “Consejeros electos uno de ellos deberá ser designado como Vicepresidente, que el período siguiente será Presidente”.

Los cambios de la entonces CNILQF no se realizaron solo en el ámbito institucional sino también en el cambio de su sede, siendo la original un establecimiento rentado en la calle de 5 de mayo, número 19, despacho 601, que para bien entrada la década de los 60 era insuficiente para albergar un cada vez mayor número de empresas afiliadas por lo que, aunado a la política de desconcentración que se dispuso en la Ciudad de México, se precisó la búsqueda de un lugar que mejorara las actividades realizadas por la Cámara[22], en una época en la que la transformación de la capital de la República estaba impulsada por la edificación de la infraestructura urbana y de las diferentes sedes de los Juegos Olímpicos de 1968. La inauguración del edificio de la Cámara industrial se efectuó el 9 de noviembre de 1967 situado en la Avenida Cuauhtémoc 1481, la hasta ahora sede vigente de ese órgano de representación empresarial.