Tags

Related Posts

Share This

Entrevista al Dr. José Ma. García Valdecasas Rath, Expresidente (1971) y miembro fundador de CANIFARMA

El Doctor Valdecasas nació en agosto de 1931 en la Ciudad de Praga en Checoslovaquia; es Médico Cirujano por la Universidad de Madrid y cuenta con una maestría en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander en España.

Llegó a México junto con su familia durante la Guerra Civil Española en 1939; y recuerda que los únicos países que les tendieron la mano fueron México y Rusia. Especialmente reconoce que la actitud de México ante los inmigrantes españoles fue muy inteligente, pues los hicieron sentir completamente apoyados y bienvenidos.

Fue Presidente de CANIFARMA en 1971, colaboró en la fundación de la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (ANAFAM), apoyó la fundación y el desarrollo de la Asociación Farmacéutica Mexicana, y también participó en la formación de la Academia Nacional de Ciencias Farmacéuticas (ANCF).

Actualmente el Doctor Valdecasas se desempeña como asesor en Laboratorios Valdecasas, S.A.

La Segunda Guerra Mundial trajo un caos para la industria farmacéutica en nuestro país, pues se detuvo la importación de la materia prima y de productos. Observando esto, varios industriales, científicos y funcionarios mexicanos tomaron medidas para prevenir el daño a la industria.

Una de estas acciones fue la decisión de crear una asociación mexicana que trabajara a favor de la industria farmacéutica, y el 20 de febrero de 1945 en la Notaria número 39 de ésta capital, se crea la ANAFAM (Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos).

Con el paso del tiempo, y al observar cómo iba progresando nuestro país empezaron establecerse los laboratorios extranjeros. Todos fueron bien recibidos, pues se pensó que era positivo para México porque traen innovaciones, fabricación y adelantos técnicos.

En resumen -como es lógico- los mexicanos éramos mayoría, los trasnacionales eran de varios países, de Estados Unidos primordialmente, aunque más lentamente pero con constancia llegaron laboratorios ingleses, alemanes, franceses e italianos, principalmente.

CódigoF. ¿Usted recordará cómo fue la fundación de la cámara?

Dr. Valdecasas: Al ver que México estaba progresando, y una vez hubo paz en muchos países como EUA, Alemania, Francia e Italia, estos empezaron a sentirse atraídos para venir a México, y entonces fue cuando llegaron distintos laboratorios, de orígenes e ideas diferentes que fueron muy bien recibidos en el país puesto que la idea, en aquel entonces, era que trajeran inversión, tecnología y conocimiento.

Las guerras son terribles; pero también originan una evolución muy grande, entre ellas la evolución farmacéutica y química pues ante la necesidad de salvar a las personas se desarrollar nuevos medicamentos y nuevas tecnologías.

 La Segunda Guerra Mundial fue un factor de desarrollo de la industria en todo el mundo.

Entonces, una vez que se desarrolló más la actividad de la industria farmacéutica -que empezó en los años veinte- y con objeto de armonizar las tendencias de cada laboratorio, se creó la Cámara Nacional de la Industria de Laboratorios Químico Farmacéuticos, hoy CANIFARMA.

Empezó a funcionar con una idea muy democrática. Funcionaba con un presidente que duraba en función un año, un vicepresidente que reemplazaba al primero ocupando la presidencia durante un año, y como hasta ahora, un secretario, un tesorero y varias comisiones; todos, para tratar los problemas mas importantes que tenía la industria.

CódigoF. Doctor nos podría contar ¿cómo fue su acercamiento a la industria farmacéutica?

Dr. Valdecasas: El que tuvo el primer acercamiento con la industria fue mi padre, que era médico e investigador; él era Secretario de Don Juan Negrín, que era el Presidente de la República en España.

Una vez que llegamos a México, mi padre primero fundó un laboratorio llamado IQFA (Industria Químico Farmacéutica Americana) en 1940 que funcionó muy bien, ya que había que fabricar corriendo para surtir las necesidades de la gente que atravesaba por las carencias de la guerra mundial. Al año siguiente, con la ayuda de inversionistas, se crea otro laboratorio llamado Kriya que también funcionó muy bien, y una vez que mi padre tuvo el capital necesario, en 1949 funda Laboratorios Valdecasas.

Yo me incorporé a la actividad empresarial en los cincuenta, con un poco más de veinte años de edad.

CódigoF. Desde su experiencia, en el contexto de los años 50 y los 60, ¿qué factores considera generaron que la industria farmacéutica se desarrollará después de la postguerra?

Dr. Valdecasas: En general fue por el desarrollo del país. Como se recordará hubo una época en la que México tenía mucha fama por la cantidad de petróleo que tenía, y dado que era una fuente de necesidad para todos los países del mundo pues, había que estar bien con México.

Si lo aterrizamos a la industria farmacéutica, puedo decir que un factor que desató su desarrollo fue el capital humano pues había muchos buenos maestros, algunos vinieron de España, Francia e Inglaterra; eran muy buenos maestros, desde los institutos (primarias y secundarias) hasta las universidades.

CódigoF. Al incorporarse a las actividades empresariales y gremiales en los años 50 ¿qué problemas enfrentaba CANIFARMA, como órgano representativo de la industria farmacéutica en México?

Dr. Valdecasas: Bueno las diferencias siempre están en la competencia. Entonces si había empresas que tenían esas diferencias, pero no eran muchas ni de forma generalizada. De hecho había una tendencia a unirse entre ellos, por ejemplo, se unían los que eran de Estados Unidos, los que eran de Francia, y los Alemanes, y así hacían sus grupos en donde velaban por sus empresas, pero no existía una diferencia; la realidad es que el mercado mexicano ofrecía más posibilidades de las que hasta ese momento se estaban cubriendo.

Ahora que la gente tenga opiniones distintas y todo eso, justamente para eso se creó la cámara, para que hubiera una cierta comprensión entre todos y mucho interés.

Cuando yo estuve de Presidente fue cuando el Lic. Luis Echeverría acepto ir a la cámara a entregar los premios de investigación; fue la primera vez que se hizo. Entonces, no solo existía la competencia para ganar más dinero, sino que la presencia del Presidente mexicano apoyó para que las empresas invirtieran dinero en investigadores mexicanos, ese era uno de los puntos más representativos.

CódigoF. Entonces Dr. Valdecasas ¿podríamos decir que las condiciones del país y del mercado mexicano generaban más elementos para estar unidos que separados?

Dr. Valdecasas: En general pienso que así era, hubo una unión general, la cámara veía por los intereses de diferentes países, como los americanos, los alemanes, etcétera, al mismo tiempo que el de los nacionales.

CódigoF. En el 71 cuando fue presidente de la cámara, ¿cuál era el entorno? Recuerda, ¿cómo era la relación de la cámara con el gobierno mexicano?

Dr. Valdecasas: Era muy cordial. No solamente los investigadores y los representantes de la industria, sino también los funcionarios mexicanos, se daban cuenta que México necesitaba impulso y apoyaron todo lo que pudieron.

El país necesitaba ese desarrollo y la gente estaba interesada en apoyar, incluyendo a los funcionarios.

Cuando teníamos que ir a la Secretaría de Salubridad para explicar asuntos los funcionarios nos recibían casi como amigos, había una estrecha relación.

CódigoF. Sabemos que existió una muy fuerte industria farmoquímica en el país ¿Qué es lo que piensa acerca de la industria farmoquímica?

Dr. Valdecasas: Era impresionante la manera en que se desarrolló la industria farmoquímica, aunque se empezaron a poner dificultades porque la gente cree que las cosas que se hacen en el extranjero son mejores y los productores locales dejan de tener ventas y pues se acabó.

Yo pienso que esa fue la razón por la que se desmanteló la industria farmoquímica, lo que fue realmente una pena porque ahí falló algo dentro de nuestra organización ya que debimos darnos cuenta de que eso se estaba produciendo y no le dimos una solución a tiempo y esa es quizás la situación donde nos encontramos ahora.

 CódigoF. Desde su punto de vista, ¿cuál es la aportación de la industria al sistema de salud mexicano?

Dr. Valdecasas: No solo es la fabricación de medicamentos, hay muchos más elementos, uno es la educación, por eso se funda la Asociación Farmacéutica Mexicana (AFM) que fue una de las primeras organizaciones en facilitar la capacitación cuyos congresos se realizaban en el interior de la república, así se fomentó que en los estados la gente se enterara mejor de los adelantos.

La industria también apoyaba muchísimo las fuentes de trabajo en beneficio a la población.

Este conocimiento dio como consecuencia que la vida promedio del mexicano aumentara muchísimo, aunque por supuesto que también interviene la higiene, los médicos, etcétera.

En ese sentido la aportación de la Cámara es benéfica porque buscaba eliminar las diferencias y los problemas que se creaban con las diferentes autoridades, siendo lo más importante producir.

CódigoF. En su calidad de ex presidente de la Cámara, ¿podría mandar un mensaje a la industria farmacéutica?

Dr. Valdecasas: La única forma de trabajar es trabajar unidos y con buenas relaciones.

Hay que comprender que todos estamos en el mismo barco y debemos seguir navegando; por supuesto, el extranjero dirá, tengo que mandar utilidades a mi país y está bien, es correcto eso está dentro de las leyes y no hay problema, pero no hay que atacar a los productores locales.

Cumplimos 70 años de función y éxitos de nuestra cámara.

Han pasado tiempos buenos y no tan buenos, pero la Cámara ha sobrevivido, siempre actuando democráticamente y respetando nuestras leyes.

No he citado ningún nombre porque son muchísimos los que merecerían ser nombrados, pero no he querido hacerlo porque serían varias páginas y además sería imposible el evitar los faltantes lo cual llevaría una cierta injusticia.

Muchas felicidades a todas y todos los que trabajaron en CANIFARMA en distintas épocas y contribuyeron a su supervivencia.

Deseo que la Cámara cumpla 70 años más en beneficio de nuestro país.