Tags

Related Posts

Share This

2. Fundación.

Fundación de la Cámara Nacional de la Industria de Laboratorios Químico Farmacéuticos.

Al inicio de los años 40, el desarrollo de una más que incipiente industria en México obligaba a instaurar la Ley de Cámaras de Comercio y de la Industria[1] que establecía las bases para la constitución, objetivos, jurisdicción y funcionamiento de este tipo de organismos, con lo cual se separaban las cámaras industriales de las de comercio.

       Luego de la crisis de 1929, la intervención del Estado en la economía era el signo de los tiempos y México no era la excepción. Así en el marco de la nueva Ley, en diciembre de 1941, se conforma CANACINTRA en medio de un ambiente colmado de diferencias en el sector empresarial, pues las organizaciones creadas en la segunda y tercera década del siglo, (CONCANACO, CONCAMIN y COPARMEX), observaban con reticencia el surgimiento de una nueva organización, que agrupara a flamantes y dinámicos sectores industriales que aún carecían de una representación especializada.

Ante el vertiginoso crecimiento del número de empresas farmacéuticas, pues de 1940 a 1950 se expandió de 77 a 310 las instaladas en el país[2], surgió la necesidad de constituir una cámara que representara a este emergente sector productivo. La fundación de ese órgano de representación se resolvió bajo los siguientes elementos: el teatro fue el Centro Histórico de la Ciudad de México; el escenario, las oficinas situadas en Isabel la Católica 33, sexto piso; los actores, 87 líderes de diferentes compañías farmacéuticas, nacionales e internacionales, establecidas en nuestro país; la fecha, el 24 de septiembre de 1946.

En dicho encuentro los industriales reunidos recibieron del representante de la Dirección General de Industria y Comercio de la entonces Secretaría de Economía Nacional, Gustavo Izaguirre, el documento oficial fechado el 29 de agosto del mismo año, firmado por el titular de la Dirección General, Oswaldo Gurría Urgel, mediante el que se aprobaban los estatutos ofrecidos previamente por la representación industrial, encabezada por los señores Honorato Bornacini y Licio Lagos, y se autoriza la constitución de la cámara industrial.

En ese acto, el primero de su existencia, nació la Cámara Nacional de la Industria de Laboratorios Químico-Farmacéuticos (CNILQF), que hoy porta el nombre de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (CANIFARMA), siendo sus primeros presidente y vicepresidente, respectivamente, los señores Francisco Villagómez García y Roberto Sánchez.

[1] Medin (1990).
[2] Godínez (2014).