Especialistas del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), en colaboración con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), trabajan en una base datos para recaudar la información estadística del cáncer de ovario, una de las neoplasias ginecológicas que afecta a más de tres mil mujeres mexicanas.

“Por tratarse de una enfermedad silenciosa, en la que no es fácil identificar los factores de riesgo y su comportamiento en la población femenina, se deben establecer estrategias de información para emprender acciones de prevención y control en su desarrollo”, expresó la doctora María del Carmen Méndez Herrera a la agencia de noticias Notimex.

 

El cáncer de ovario ya es un problema de salud pública al ocupar el segundo lugar nacional de incidencia y mortalidad en las mujeres mexicanas.

 

La especialista, quien es investigadora del Departamento de Embriología de la Facultad de Medicina de la UNAM, enfatizó que en la actualidad se conoce el cáncer de ovario como una enfermedad heterogénea, la cual requiere una correlación histológica como molecular para su adecuado tratamiento.

“Esto ha dificultado tener medidas adecuadas de prevención y, por lo general, recurrimos a recomendaciones para otros tipos de cáncer, como evitar el consumo excesivo de grasas animales, de alcohol o tabaco”, expuso en entrevista.

Méndez Herrera advirtió que esta neoplasia se convirtió ya en un problema de salud pública, pues ocupa el segundo lugar nacional de incidencia y mortalidad en las mujeres mexicanas.

 

CÁNCER DE OVARIO: ASINTOMÁTICO Y CON ALTOS ÍNDICES DE MORTALIDAD

En México, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, 3 mil 277 mujeres fueron diagnosticadas con cáncer de ovario y 2 mil 105 fallecieron en 2012, lo que representa la sexta causa de neoplasia en esta población después del cáncer de mama, cervicouterino, colón, estómago e hígado.

De manera lamentable no hay síntomas específicos y las pacientes con cáncer de ovario son diagnosticadas cuando éste se extendió hacia la pelvis. Por tanto, la especialista Méndez Herrera llamó a las mujeres a estar alerta a los siguientes signos.

> Hinchazón del abdomen.

> Sensación rápida de llenura al comer.

> Cambios en la frecuencia de orinar y sangrados anormales después la menopausia.

> Además de dolor de espalda baja, constipación y/o diarrea.

 

Una atención oportuna al presentar los primeros síntomas del cáncer de ovario es la sugerencia de la especialista. (FOTO: códigoF)

Una atención oportuna al presentar los primeros síntomas del cáncer de ovario es la sugerencia de la especialista. (FOTO: códigoF)

La especialista resaltó la importancia de identificar esos signos a tiempo, sobre todo cuando éstos persisten por más de tres semanas o se agravan al pasar los días, para realizar una detección oportuna.

Dijo que de llegar a presentarse es conveniente acudir al ginecólogo para recibir la atención necesaria y realizarse a un ultrasonido endovaginal acompañado de la medición en sangre del antígeno (CA125) para detectar alguna anomalía que pudiera estar relacionada con esa patología.

La doctora destacó que México cuenta con médicos y cirujanos oncólogos capacitados para atender el padecimiento, y agregó que la cirugía citorreductora es una alternativa para retirar todo el tejido tumoral y ofrecer un mejor pronóstico de vida a las pacientes.

Recordó que el 8 de mayo se celebró el Día Mundial del Cáncer de Ovario, bajo el lema “Una voz por todas las mujeres”, cuyo propósito fue fomentar la conciencia sobre uno de los cánceres ginecológicos más letal.

Además, la investigadora en conjunto con alumnos de la UNAM y las doctoras Flavia Morales Vásquez y Luz Elena Espinosa de los Monteros, especialistas del Incan y Hospital General Manuel Gea González, estudia el papel del Virus del Papiloma Humano como factor etiológico en el desarrollo del cáncer de ovario.