El Derecho a la Protección a la Salud, además de ser un derecho fundamental, posee un carácter prestacional que establece la obligación de los poderes públicos en México de asegurar la prestación de los servicios de salud, de acuerdo con estudiosos del ámbito jurídico (1).

Debe señalarse que este derecho para su materialización requiere de “mecanismos e instituciones” que en su interacción configuran el Sistema Nacional de Salud (2), en la que participan, además de los poderes públicos, los sectores privado y social que colaboran de manera directa en el Sistema, aportando sus valores propios al desarrollo del mismo.

Todo sistema de salud se caracteriza por contar con tres funciones básicas: la de rectoría y regulación, la de financiamiento y la de prestación de servicios. Éstas deben materializar las siguientes características (3):

 

  • Universalidad, que bajo la definición del artículo 4º Constitucional se refiere a que “toda persona” en nuestro país es sujeta del derecho a la salud (4).
  • Equidad, que significa que los servicios públicos deben financiarse con impuestos y no a través de pago de cuotas.
  • Calidad, requisito indispensable en la atención que todo sistema debe ofrecer a los usuarios de los servicios de salud.

 

En este marco es que de conformidad con el artículo 27, fracción VIII de la Ley General de Salud, la disponibilidad de los medicamentos y otros insumos esenciales para la salud son considerados como servicios básicos de salud (5).

El Derecho a la Salud está contemplado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. (FOTO: códigoF)

El Derecho a la Salud está contemplado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. (FOTO: códigoF)

Es así que en el ánimo de fortalecer el acceso de los bienes que provee la industria farmacéutica establecida en México al Sistema Nacional de Salud, el pasado 28 de junio se realizó la sesión de instalación de la Comisión de Derecho a la Salud en la que se delinearon las prioridades que enmarcarán las actividades de este órgano de la CANIFARMA.

La Comisión tendrá cuatro enfoques para el desarrollo de las 17 líneas de acción que le corresponden, en el marco del Programa de Desarrollo de la Industria Farmacéutica 2013-2018:

 

1. Promover las condiciones para que el tema de salud posea el lugar que le corresponde en la agenda nacional, como una materia clave para la productividad y el desarrollo de la economía mexicana.

2. Trabajar con los órganos de gobierno y ejecutivos de CANIFARMA, así como con otras Comisiones, para colaborar en que la agilidad y eficiencia del sistema regulatorio se constituya en un factor que promueva el desarrollo del sector, del sistema de salud y de la economía de México.

3. Alentar al uso racional de medicamentos como herramienta de prevención en el sistema de salud.

4. Impulsar el aumento y la optimización del presupuesto y gasto público en salud.

 

En ese sentido, se acordó que el mejor instrumento para conjugar y plasmar el contenido de los diferentes enfoques de la Comisión es elaborar un documento que explique el impacto de esta industria en la economía y la sociedad de México.

Para ello se han analizado los siguientes documentos:

 

  • Estudio de Competitividad y Productividad de la Industria Farmacéutica establecida en México-Programas de Industrias Ligeras (PROIND). Se está preparando con base en un cofinanciamiento de la Secretaría de Economía-CANIFARMA, y lo elabora el Instituto de Investigación e Innovación Farmacéutica (IIIFAC). Este documento está dirigido a la política industrial.

 

  • II Compendio Estadístico de la IF que exhibe el esfuerzo desplegado por la industria afiliada a la CANIFARMA para aportar información cuantitativa que permita una comprensión más acabada de la relevancia de este sector productivo para nuestro país.

 

  • Diferentes documentos públicos elaborados por las autoridades involucradas con el sector farmacéutico, así como con la economía y la salud mexicana, entre los que se encuentran de manera destacada la Secretaría de Salud y la de Economía, la estadística recopilada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, entre  otras.

 

  • Análisis y evaluaciones realizados tanto por empresas afiliadas con un enfoque sectorial, como las Asociaciones Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF) y Nacional de Fabricantes de Medicamentos (ANAFAM).

 

De este modo es que la Comisión de Derecho a la Salud da la bienvenida a la nueva plataforma de comunicación CódigoF, con el ánimo de participar con los trabajos que de manera cotidiana ya realiza este órgano de la CANIFARMA para beneficio de las empresas adheridas a ese órgano de representación industrial  y para el bien de la economía y población de México.

Por: José Alberto Peña, Presidente de la Comisión de Derecho a la Salud, de la CANIFARMA.

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1.- Miguel Carbonell. “El derecho a la salud como derecho fundamental” en Ley General de Salud y disposiciones complementarias. Porrúa, segunda edición, México, 2007, p. VII. Sergio Valls y Carlos Matute. Nuevo Derecho Administrativo. Porrúa, primera edición, México, 2003, pp. 365-367.

2.- El artículo 5 de la Ley General de Salud señala: “El Sistema Nacional de Salud está constituido por las dependencias y entidades de la Administración Pública, tanto federal como local, y las personas físicas o morales de los sectores social y privado, que presten servicios de salud, así como por los mecanismos de coordinación de acciones, y tiene por objeto dar cumplimiento al derecho a la protección a la salud”.

3.- Carbonell, op cit, pp. IX y X.

4.- Véase el párrafo cuarto del artículo 4º de la Constitución.

5.- Véase:  Valls y Matute, obra citada, p. 367, en la que se expone una Tesis de la Suprema Corte de Justicia que interpreta el artículo de la Ley citado bajo el siguiente enunciado: “… la atención médica, que en su actividad curativa significa otorgar un tratamiento curativo al enfermo, lo que incluye, desde luego, la aplicación de los medicamentos básicos correspondientes conforme al cuadro básico de insumos del sector salud”.