Hoy compartimos en códigoF una noticia que simplemente rebasa los límites establecidos para la imaginación y que consiste en la creación, o si lo prefieren llamar desarrollo, de órganos humanos completamente funcionales, pero a una escala reducida.

El descubridor y desarrollador de esta maravilla de la creatividad científica es Hans Clevers, actual director del Instituto Hubrecht, ubicado en los Países Bajos, quien identificó, hace una década, un tipo de célula madre del intestino, capaz de “dar a luz” a todas las demás células intestinales diferenciadas.

A partir de este descubrimiento, Clevers y su equipo “persuadieron” a esas células madre para desarrollarse, hasta convertirse en una versión 3D del intestino del que procedían, aunque del tamaño de una punta de lápiz. Es esencial mencionar que este mini intestino era idéntico al de las células madre de las que procedía, y completamente funcional.

El órgano fue bautizado como “organoide”, y aunque maravillado por su hallazgo, Clevers confiesa que en ese momento no tenía idea de cuáles podrían ser las aplicaciones prácticas en el ámbito de la salud.

Este impresionante logro, fue el inicio de una revolución, en la que Clevers y otros científicos han desarrollado organoides a partir de otros órganos, como el estómago, el páncreas, el cerebro, y el hígado, por mencionar algunos.

Una de las características más relevantes de los organoides es la facilidad de su manipulación, lo que permite usarlos para comprender la forma en la que se desarrollan los tejidos, reparar lesiones y en un futuro próximo, imitar los cánceres, e introducir mutaciones específicas en organoides hechos de tejido sano, para estudiar cómo se produce esta y otras enfermedades.

Uno de los logros más destacados en el uso de los organoides lo constituye la capacidad de probar en ellos la efectividad de un fármaco específico, sin someter al paciente a su exposición.

Una excelente anécdota de la vida real, y que sirve para ejemplificar el altísimo valor de los organoides, es el caso de Fabián, un niño holandés, cuya vida estaba comprometida por la Fibrosis Quística (FQ), una enfermedad hereditaria causada por un gen defectuoso, las aseguradoras holandesas se negaban a pagar la administración de un fármaco a Fabián, si no se presentaba evidencia contundente que les garantizara su eficacia en ese caso específico y para vencer la reticencia de las aseguradoras, los científicos desarrollaron un organoide a partir de la muestra de tejido del colon de Fabián, uno de los órganos afectados por la FQ. Una vez creado el organoide del colon de Fabián, los científicos le administraron una dosis mínima del fármaco, constatando que, a las pocas horas de su administración, el organoide respondía positivamente. Ante una evidencia tan contundente, la compañía aseguradora accedió a la cobertura del medicamento.

Entre otras posibles aplicaciones, la creación y uso de organoides creados a partir de las células madre de los diferentes órganos de una persona, permitirá probar la eficacia de diferentes fármacos en cada paciente, lo que daría paso al desarrollo de una medicina personalizada.

“Es muy probable que los organoides revolucionen la terapia de muchas enfermedades graves”. Rudolf Jaenisch, científico de células madre del Massachusetts Institute of Technology en Cambridge.

Impulsados por los logros obtenidos con el uso de células madre, otros laboratorios están creando organoides con diferentes técnicas de cultivo, las que ofrecen ventajas y desventajas con la técnica original desarrollada por Clevers.

En 2013, Clevers y otros científicos fundaron la Hubrecht Organoid Technology (HUB), una organización sin fines de lucro, la que otorga licencias de uso de su tecnología para el desarrollo de otras aplicaciones en salud.

No cabe duda de que es difícil imaginar mini órganos completos, funcionales y vivos, creados a partir de células madres, pero solamente el futuro nos dirá la capacidad de los organoides para salvar vidas y cambiar la hoja de ruta de la medicina.

Fuentes:

Science.
The organoid architect.

Hubrecht Institute.
Developmental Biology & Stem Cell Research

Hubrecht.
Organoid Technology.

European Medicines Agency.
EMA/825549/2015 EMEA/H/C/002494. Resumen del EPAR para el público en general.