El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se ha puesto a la par con otras instituciones de salud del primer mundo al adquirir y poner al servicio de sus médicos y de sus derechohabientes algunos de los fármacos más efectivos para el tratamiento exitoso de la hepatitis C.

Estos fármacos, de los cuales hablamos en un artículo previo, alcanzan una tasa de curación superior al 95%, provocan menos efectos secundarios que los tratamientos disponibles hasta el momento, y lo más sorprendente es que alcanzan la curación en un plazo entre tres y seis meses.

La adquisición de los fármacos: Sofosbuvir-Ledipasvir, Ombitasvir, Paritaprevir, Ritonavir y Dasabuvir, así como su inclusión en el cuadro básico del IMSS, fue anunciado el pasado 10 de abril por Mikel Arriola, Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el que destacó que estos fármacos de última generación se adquirieron a precios preferenciales, gracias a las negociaciones realizadas por los funcionarios de la institución con los fabricantes directos, lo que permitió que se adquirieran a un precio 90% menor que en los EE.UU., y 88% menor que en Canadá.

El tratamiento trimestral con estos nuevos fármacos tendrá un costo de 168 mil pesos por paciente, 36% menos que con el anterior tratamiento.

Con estos fármacos se reducen los actuales tiempos de tratamiento de la hepatitis C de 24 a 3 ó 6 meses máximo, lo que representará un ahorro significativo en días de hospitalización, incapacidades y sobre todo sufrimiento.

El Dr. José de Jesús Arriaga, Director de Prestaciones Médicas del IMSS, encabezó el proyecto de adquisición e inclusión de estos antivirales en el cuadro básico de la institución, lo que no solamente posiciona al IMSS como la primera institución de salud pública en México en atender a sus pacientes con estos medicamentos, cuyo uso fue autorizado por primera ocasión y a nivel mundial en 2013, si no que lo consolidó en medio de un entorno financiero de alta complejidad.

Al 27 de octubre de 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó a través de un comunicado de prensa que desde 2013 a esa fecha, más de un millón de pacientes de naciones de ingresos medianos y bajos, ya habían accedido a estos nuevos y revolucionarios tratamientos contra la hepatitis C.

México ocupa el segundo lugar en América Latina, después de Brasil, con el mayor número de casos diagnosticados con hepatitis C, cifra que representa unas 232,000 personas, de las que 81,000 son derechohabientes del IMSS.

El anuncio fue recibido con gran beneplácito por las diferentes personalidades del ámbito de la salud que asistieron al evento, entre las que destacan: Enrique Wolpert, Presidente del Comité Científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática, A.C.; David Kershenobich, Director General del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición; Miriam Castellot, Coordinadora General de Grupo Unido por una Vida Mejor, A.C. y el Ing. Guillermo Funes actual Presidente de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (CANIFARMA).

En su intervención, el Ing. Funes, reconoció que la adquisición de estos fármacos pudo concretarse gracias a la resolución del grave problema financiero que durante años venía aquejando al IMSS, y a la acción decidida y comprometida del titular de esta institución al servicio de la de salud, Mikel Arriola.

Algunas cifras y datos sobre la hepatitis C proporcionadas por la OMS

  • La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre; ese virus puede causar una infección, tanto aguda como crónica, cuya gravedad varía entre una dolencia leve que dura algunas semanas a una enfermedad grave de por vida.
  • El virus de la hepatitis C se transmite a través de la sangre, y las causas de infección más comunes son las prácticas de inyección poco seguras, la esterilización inapropiada de equipo médico y la transfusión de sangre y productos sanguíneos sin analizar.
  • En todo el mundo hay entre 130 y 150 millones de personas con infección crónica por el virus de la hepatitis C.
  • Un número considerable de las personas con infección crónica desarrollarán cirrosis o cáncer de hígado.
  • Aproximadamente 700,000 personas mueren al año por enfermedades hepáticas relacionadas con la hepatitis C.
  • Los antivíricos pueden curar más del 90% de los casos de infección por el virus de la hepatitis C, reduciendo el riesgo de muerte por cáncer de hígado y cirrosis, aunque el acceso al diagnóstico y el tratamiento siguen siendo limitados.

En la actualidad no existe vacuna contra la hepatitis C.

Es importante informar que para la atención de los pacientes que requieran estos nuevos fármacos, el IMSS utilizará un Modelo de Atención Integral, que incluye cinco pasos: detección, diagnóstico, evaluación, tratamiento y seguimiento a los pacientes, que podrán recibir el tratamiento en ocho centros de referencia.

Estos centros para el tratamiento de la Hepatitis C se encuentran en la región Nor-Occidente (Hospital General Regional número 20 de Tijuana y Centro Médico Nacional de Occidente); la región Noreste (Hospital General Regional Ciudad Madero y el Hospital de Especialidades de Monterrey); región Centro-Sur (Hospital de Especialidades Puebla y Centro Médico Nacional Siglo XXI) y la región Centro-Norte (Hospital de Especialidades de Mérida y el Centro Médico Nacional La Raza).

Es un enorme logro para el ámbito de la salud en México, que el IMSS adquiera y ponga en su cuadro básico estos importantes y eficaces medicamentos, productos de la investigación farmacéutica mundial.

Fuentes:

IMSS. El IMSS, primera institución de salud pública que compra dos innovadores tratamientos que curan la hepatitis C.

Organización Mundial de la Salud. Comunicado de prensa. 27 de octubre del 2016. Más de un millón de personas ya se han tratado con medicamentos de gran eficacia contra la hepatitis C

Organización Mundial de la Salud. Hepatitis C.