El año pasado y como resultado de la celebración del certamen de los Premios de Investigación Google para América Latina (Latin American Research Awards -LARA), un equipo de investigadores pertenecientes a la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), fue galardonado por la creación de un biosensor capaz de realizar la medición simultánea de los niveles séricos de glucosa e insulina, utilizando para ello, una sola gota de sangre.

A partir de ese merecido reconocimiento, el equipo integrado por biólogos, físicos e ingenieros, confluyentes en el Laboratorio Nacional de Soluciones Biomiméticas para Diagnóstico y Terapia con sede en la mencionada facultad, han sido merecedores de una extensión del premio, como reconocimiento a las importantes mejoras realizadas posteriormente al biosensor dual glucosa-insulina, entre las que destacan su capacidad de analizar prácticamente cualquier reacción en la que intervenga un anticuerpo y un antígeno o se produzca corriente eléctrica, con la capacidad de hacerlo a partir de sangre y saliva además de la posibilidad de diagnosticar y dar seguimiento a un gran número de enfermedades.

Los Premios de Investigación Google para América Latina dan a los emprendedores galardonados, el apoyo necesario para llevar a buen puerto el desarrollo de sus creaciones.

Catalina Stern Forgach, miembro del equipo de investigación, comentó que el biosensor cuenta un novedoso procedimiento para detectar la insulina y aunque para la determinación de la glucosa en sangre el dispositivo utiliza el procedimiento tradicional, éste realizará cuatro pruebas simultáneas, lo que llevará el margen de error al 7%, a diferencia de la prueba monádica comercial que está cerca del 25%.

Para las personas que se ven obligadas a realizar frecuentemente una punción en el dedo para obtener una muestra de sangre, les resultará enormemente atractivo que el análisis se pueda realizar a partir de una muestra de saliva.

 

Profundizando en las características del dispositivo, Tatiana Fiordelisio Coll, también integrante del equipo, aclaró que el biosensor se encuentra dividido en tres zonas; en la primera se coloca la muestra (una gotita de sangre o saliva), la que pasa a través de un microcanal hasta llegar a una zona de reacción, en la que se encuentran anticuerpos específicos para lo que se quiere medir.

En la misma zona de reacción, los anticuerpos que no se unieron a las moléculas de la muestra y quedaron libres son atrapados por unas nanopartículas magnéticas funcionalizadas, para ser regresados hacia donde no hay reacción y ahí ser medidos a partir de la fluorescencia.

Por último, Jehú López, especialista en electrónica, comentó que el dispositivo posee un sistema que procesa las señales provenientes del sensor, las que posteriormente pueden ser enviadas a una computadora, teléfono inteligente o tableta, para que sea procesada la información.

Fuente:
Gaceta Digital UNAM.
DESARROLLA CIENCIAS BIOSENSOR QUE MIDE GLUCOSA E INSULINA.