Toda conducta entraña la forma y el contenido con el que se realiza la interacción entre una persona o una empresa, un grupo de personas o un grupo de empresas, con el resto de la sociedad con la que coexiste.

En ese sentido, el Código de Ética y Transparencia de la Industria Farmacéutica dispone, para su régimen de autorregulación, cuatro principios éticos sobre los que se sustentan las interacciones que desarrollan las empresas que forman parte de este sector productivo:

  1. Responsabilidad con la vida y la salud de las personas.
  2. Compromiso solidario con la sociedad y el desarrollo del país.
  3. Compromiso con la Transparencia en el mercado libre y la sociedad.
  4. Responsabilidad con la viabilidad y fortaleza de la industria farmacéutica.

 

Los cuatro principios forman parte de la conducta cotidiana que despliegan las empresas de la industria farmacéutica establecida en México y cada uno de ellos formula diferentes bases de actuación normativas que buscan garantizar no sólo el apego a las disposiciones jurídicas vigentes, en los distintos ámbitos sociales y económicos en los que se desenvuelve la industria, sino “el bienestar de la sociedad y el desarrollo de una industria responsable con su entorno”.

De manera específica, el principio de Responsabilidad con la vida y la salud de las personas está definido como la responsabilidad de “Asegurar que los medicamentos y otros insumos para la salud sirvan efectivamente para preservar y mejorar la calidad de vida de las personas. Se cuidará especialmente su seguridad, calidad y eficacia terapéutica, así como su disponibilidad y existencia en farmacias”.

La Industria Farmacéutica está obligada a proporcionar medicamentos seguros y accesibles a la población. (FOTO: códigoF)

La Industria Farmacéutica está obligada a proporcionar medicamentos seguros y accesibles a la población. (FOTO: códigoF)

Este principio es el resorte que materializa una de las principales actividades en la que se anuda la ética y del derecho a la salud, desde la perspectiva de la industria farmacéutica; dicha actividad es el acceso.

Sobre el acceso la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que esta actividad busca asegurar la disponibilidad equitativa y asequibilidad de los medicamentos. El acceso, así entendido, tiene como características la equidad y la oportunidad con la que los usuarios de los servicios de salud pueden consumir a los medicamentos.

La oportunidad se entiende tanto desde la perspectiva de que esté disponible cuando lo requiere el paciente, como en el lugar donde se acude a atender el padecimiento.

La responsabilidad de la industria, bajo esta perspectiva se reconoce al describir las categorías de disponibilidad y asequibilidad son categorías que comportan ámbitos diferentes para el Sistema Nacional de Salud:

a. Disponibilidad supone mecanismos que aseguren que los medicamentos se encuentran listos para ser aprovechados por los usuarios de los servicios de salud, entre los cuales destacan:

i.  Contar con una industria farmacéutica establecida en el país y abierta a los procesos económicos globales y atenta a los avances científicos.

ii. Sistemas de compra y de abasto eficientes con acciones de transparencia y evitando los conflictos de interés que fortalezcan la confianza en estos procesos.

     bAsequibilidad debe considerarse desde conceptos como:

i. La cobertura financiera del Sistema Nacional de Salud.

ii. El monto de la inversión que en salud tiene nuestro país.

iii. La naturaleza de la oferta de medicamentos que existe en México, derivada de la regulación sanitaria y de compras establecida en el Sistema.

Salud para todos, el compromiso de la Industria Farmacéutica asentada en México. (FOTO: códigoF)

Salud para todos, el compromiso de la Industria Farmacéutica asentada en México. (FOTO: códigoF)

De este modo, la industria es responsable de:

  1. Elaborar los bienes terapéuticos bajo los más altos estándares de calidad, seguridad y eficacia que hagan posible que los consumidores, los usuarios de los servicios de salud, con la confianza de que sus efectos terapéuticos son mayores que los eventuales riesgos de consumir estos productos, siempre bajo la vigilancia médica correspondiente.
  2. Atender las políticas de competencia económica que materialicen la concurrencia de una oferta diversificada de bienes terapéuticos y con calidad, los cuales comportan beneficios sociales tangibles y son lazo indisoluble con el acceso a los bienes que elabora este sector.
  3. Bajo el marco sanitario correspondiente, optimizar la información tanto de los beneficios de la relación del médico con el paciente y el uso apropiado de los medicamentos, como los beneficios que comporta una mayor oferta y competencia de los bienes que elabora la industria farmacéutica para los usuarios de los servicios de salud, en materia de acceso.

 

Hay otros elementos que corresponden al ámbito de competencia de los poderes públicos, como lo son la definición de mejores esquemas de financiamiento para el sistema de salud, las mecánicas que hagan eficaz la cobertura financiera para los usuarios de servicios de salud y un arreglo institucional que permita avanzar en la universalidad de nuestro sistema de salud, además de una política industrial que fortalezca la presencia de la industria establecida en nuestro país.

Las bases de actuación normativa de la Industria Farmacéutica en México busca el bienestar social. (FOTO: códigoF)

Las bases de actuación normativa de la Industria Farmacéutica en México busca el bienestar social. (FOTO: códigoF)

En tal virtud, la industria farmacéutica afiliada a CANIFARMA está trabajando –entre otros temas- con las autoridades y con los diferentes agentes con los que interactúa de manera cotidiana para que se armonicen, los principios de:

a. Optimizar la inversión en medicamentos que realizan las instituciones públicas y privadas en salud, así como los usuarios de los servicios de salud en un contexto de transparencia y de rendición de cuentas.

b. Ofrecer las terapias innovadoras, seguras y eficaces que materialicen la protección y el mejoramiento de las condiciones de salud de los mexicanos.

El compromiso es continuar fortaleciendo la confianza y la credibilidad de este sector productivo, basado en el cumplimiento y el desarrollo del régimen de autorregulación que se ha impuesto, aportando sus conocimientos industriales, innovaciones tecnológicas y cumpliendo rigurosamente con los principios éticos en beneficio de la sociedad mexicana.

Por: Por Juan Villarreal, Director de Cabildeo y Relaciones Públicas de CANIFARMA.