La es una actividad que puede desarrollarse en el ámbito de la empresa, la industria o la en su conjunto (1). Las actividades en las que se manifiesta están relacionadas con la fabricación de nuevos productos, la prestación de servicios, el desarrollo de procesos o el dominio de nuevos mercados, así como puede expresarse en nacientes modelos de negocios, de comercialización, de logística o en inéditas fórmulas para enfrentar de forma exitosa la competencia en los mercados.

La noción de innovación aquí expuesta abarca actividades relacionadas a modelos de negocio, a organización productiva, a formas de inserción en los diferentes mercados en los que participa cualquier actividad económica y, por supuesto, es más vasta que la vinculada únicamente a la investigación y al desarrollo tecnológico.

 

La innovación que no esté basada en investigación básica y aplicada carece de sustentabilidad en el mediano y largo plazo

 

No obstante, la innovación que no esté basada en investigación básica y aplicada carece de sustentabilidad en el mediano y largo plazo, dado que los estándares de competencia que generan los procesos económicos globales impiden que las innovaciones de orden organizativo o comercial, con la importancia que poseen, ofrezcan ventajas duraderas y estables.

Industria Farmacéutica, camino a la innovación y creación de sinergias. (FOTO: códigoF)

, camino a la innovación y creación de sinergias. (FOTO: códigoF)

Toda actividad de innovación que incorpore como principal pilar a la investigación y desarrollo precisa, para su permanencia en el tiempo, de un ecosistema que permita que las acciones desarrolladas por los centros de investigación y las empresas manufactureras se beneficien de un trabajo colectivo de cooperación orientados a atender y resolver las problemáticas que la convivencia en sociedad plantea.

De esta manera la innovación vista desde esa perspectiva no es un acto individual (2), pues precisa la colaboración de diversos agentes para su realización, incluso en el orden nacional e internacional. Sin embargo, en una sociedad como la nuestra, quienes generan una porción relevante de la innovación son las empresas que, por su naturaleza, procuran nuevas soluciones a la problemática de la sociedad en materia de salud.

 

La Innovación requiere del trabajo colaborativo de diversos agentes para su realización; para el sector farmacéutico el reto es impulsar la conjugación de acciones que promuevan el bienestar de la sociedad

 

En buena medida, para el sector farmacéutico el reto es impulsar la conjugación de acciones de política sanitaria, de investigación, de desarrollo e industrial que con el paso del tiempo promuevan el bienestar de la sociedad con el impulso a este sector productivo, en una dimensión en el que las actividades de los ámbitos público y privado cuenten con un marco basado en la coordinación de políticas de diferentes agencias gubernamentales y de los sectores que participan en la investigación para la salud y sus aplicaciones correspondientes.

En ese sentido, el reto es enorme, ya que para avanzar en una agenda que haga posible la coordinación de acciones se precisa de la incorporación a una política farmacéutica integral de acciones que de manera expresa busquen que las actividades, que la propia industria farmacéutica establecida en realiza de manera cotidiana, se encuentren vinculadas con las actividades que cada una de las instituciones de salud pública efectúa por su lado, atendiendo las necesidades que en materia epidemiológica precisa el propio Sistema Nacional de Salud.

Trabajo integral y con distintos agentes en beneficio de la Industria Farmacéutica. (FOTO: códigoF)

Trabajo integral y con distintos agentes en beneficio de la Industria Farmacéutica. (FOTO: códigoF)

Como se señaló en el Programa de Desarrollo de la Industria Farmacéutica en México 2013-2018 (PRODIF), “… los recursos destinados a investigación, desarrollo tecnológico e innovación en salud, en centros académicos y de investigación, institutos de seguridad social, entidades prestadoras de servicios en el sector privado, así como los de la propia industria se perciben dispersos y sin orientación a resultados lo que hace difícil encontrar sinergias, generar economías a escala y vincular a expertos para potenciar los proyectos y su resonancia en México y en el mundo” (3).

La percepción expuesta en el PRODIF se mantiene vigente, como también la propuesta y la promoción que sigue enarbolando ante el gobierno de la república de establecer una política alineada entre las diferentes agencias gubernamentales involucradas en la actividad que efectúa de manera cotidiana la industria farmacéutica establecida en México, y de manera específica entre las actividades de investigación y desarrollo con las actividades industriales, para establecer una plataforma sólida dirigida al pleno desarrollo de este sector productivo.

Por: Juan Villarreal Hurtado, Director de Cabildeo y Relaciones Públicas de CANIFARMA.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1.-  Revista de la CEPAL Panorama de la inserción internacional de América Latina y el Caribe, 2006 • Tendencias 2007, p. 179.

2.- Ibídem, p. 181.

3.- Programa de Desarrollo de la Industria Farmacéutica en México 2013-2018. CANIFARMA, agosto de 2012, p. 30.