Desde el inicio de la administración del presidente de la república, Enrique Peña Nieto, uno de los objetivos planteados fue la necesidad de transformar el actual régimen de seguridad social en un Sistema de Seguridad Social Universal, ya que la estructura vigente está constituida por un sistema fragmentado jurídica e institucionalmente, cuyo soporte se basa en instituciones de seguridad social con esquemas de seguros en materia de salud, pensiones y riesgos de trabajo diferenciados.

 

Universalización de los servicios de salud IMSS ISSSTE

La necesidad de transformar el actual régimen de seguridad social en un Sistema de Seguridad Social Universal, ya que la estructura vigente está constituida por un sistema fragmentado. (FOTO: códigoF)

 

Si a lo anterior agregamos la instauración de un seguro público de salud adicional, el Seguro Popular, cuya vigencia tiene más de una década, se hace evidente la necesidad de transformar el Sistema Nacional de Salud (SNS). Esta política formó parte de la agenda original del actual gobierno de la república; dicha medida se apoyó en razones fiscales y en los efectos que genera la segregación organizacional y financiera del SNS, lo cual impide la eficiencia en prestación de servicios.

Gran parte de la administración del presidente Peña se concentró en las reformas económicas (energética, telecomunicaciones, laboral, financiera, entre otras) y en la educativa; por ello, la discusión pública en torno a la reforma de Seguridad Social y del SNS ?que con cierto ímpetu se promovió al inicio de la actual gestión presidencial? perdió el alto perfil que tenía, al grado que parecía haberse suprimido de la agenda gubernamental.

 

El Acuerdo Nacional Hacia la Universalización de los Servicios de Salud tiene como objetivo generar las condiciones para el desarrollo de acciones coordinadas y articuladas entre la SSA, las instituciones de Seguridad Social y las instancias prestadoras de servicios de salud de las entidades federativas

 

No obstante, el pasado 7 de abril el presidente de la república dio un informe acerca de la suscripción del Acuerdo Nacional hacia la Universalización de los Servicios de Salud, el cual tiene como objetivo generar las condiciones para el desarrollo de acciones coordinadas y articuladas entre la SSA, las instituciones de Seguridad Social y las instancias prestadoras de servicios de salud de las entidades federativas, con el objetivo de que la población tenga acceso a los servicios de salud.

Dividido en antecedentes, diagnóstico, objetivo y compromisos, el documento fue suscrito en el ámbito federal por el secretario de Salud, José Narro Robles; los directores generales del IMSS y del ISSSTE, Mikel Arriola Peñalosa y José Reyes Baeza respectivamente; y en el local por los gobernadores del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, y de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo.

 

ELEMENTOS DEL ACUERDO NACIONAL HACIA LA UNIVERSALIZACIÓN DE LOS SERVICIOS DE SALUD

 

Universalización de la Salud México

La firma del Acuerdo Nacional por la Universalización de los Servicios de Salud estuvo a cargo del Presidente Peña Nieto, el Secretario de Salud, José Narro, así como los titulares del IMSS e ISSSTE. (FOTO: códigoF)

 

  • La segmentación por grupos de población es el origen y principal fuerte de inequidades del SNS.

 

  • Los datos demográficos y epidemiológicos indican que la demanda sobre el SNS será cada vez mayor, lo que pone en riesgo la sustentabilidad financiera de las instituciones públicas.

 

  • Para alcanzar la universalidad de los servicios de salud y darle viabilidad financiera al SNS, es indispensable redefinir sus mecanismos de coordinación con el objetivo de garantizar el uso ordenado de sus recursos financieros, la utilización adecuada de la infraestructura hospitalaria y el óptimo desempeño de los recursos humanos.

 

En relación con los compromisos del Acuerdo destacan los siguientes puntos:

 

  1. Coordinar y ordenar la prestación de los servicios de las instancias involucradas.
  2. Alentar la construcción de un modelo de atención homogéneo con una operación integrada y coordinada entre todas las instancias involucradas.
  3. Impulsar la operación, uso y actualización del Padrón General de Salud para identificar a las personas y su respectiva condición de aseguramiento en tiempo real.
  4. Propugnar por el diseño y aplicación homogeneizados, de carácter interinstitucional, de guías clínicas, protocolos de atención, grupos relacionados de diagnóstico, expediente clínico electrónico y demás herramientas que permitan alcanzar en el mediano plazo la universalización de los servicios de salud.
  5. Redefinir las directrices de coordinación del sistema de salud para garantizar el uso ordenado de sus recursos financieros, la mejor utilización de la infraestructura hospitalaria y el óptimo desempeño de los recursos humanos, mediante la celebración de instrumentos jurídicos entre las diversas instituciones del sector público.

 

La idea central consiste en que el Acuerdo se establezca en el orden federal, suscrito por la Secretaría de Salud y las instituciones de seguridad social, y en el orden local con las 32 entidades federativas, de manera que se renueve el pacto con el que el SNS ha funcionado; sin embargo aún no se ha realizado modificación alguna en el orden jurídico que mantiene segmentado al SNS.

En otras palabras, la universalización buscará transformar al SNS desde una perspectiva funcional y de operación administrativa, no desde la visión jurídico-institucional. Dicho cambio necesitará rigor no sólo en los acuerdos que se suscriban para este propósito en un futuro, sino en la instrumentación de los mismos.

Aún falta mucho para definir los instrumentos de política pública que se requieren en la universalización de los servicios de salud a los que acudimos. Asimismo, necesitaremos de una ruta clara que nos muestre el camino para desarrollar este proceso.

 

DOCUMENTO | ACUERDO NACIONAL HACIA LA UNIVERSALIZACIÓN DE LOS SERVICIOS DE SALUD

 

 

Por: Juan Villarreal, director de Cabildeo y Relaciones Públicas de la CANIFARMA.