Entre los especialistas en salud es bien conocido, pero no por ello menos paradójico, que un gran número de los pacientes que ingresan a un centro de salud por una razón específica, no necesariamente infecciosa, adquieren en ese lugar y en un ámbito del que se esperaría casi una total asepsia, una infección bacteriana hospitalaria, la que potencialmente podría llegar a ser una afección más seria que la razón que motivó inicialmente la consulta médica.

Atendiendo a este conocido problema, un grupo de científicos liderados por Simon Lax, miembro del Departamento de Ecología y Evolución de la Universidad de Chicago y de la División de Biociencias del Laboratorio Nacional Argonne y por Naseer Sangwan, perteneciente también a la División de Biociencias del Laboratorio Nacional Argonne y al Departamento de Cirugía del Microbiome Center de la Universidad de Chicago, desarrollaron un proyecto para determinar de qué manera y a que velocidad diferentes familias bacterianas invaden las instalaciones de un nuevo centro hospitalario, en este caso el hospital de la Universidad de Chicago.

Infecciones nosocomiales: Una infección contraída en el hospital por un paciente internado por una razón distinta de esa infección1. Una infección que se presenta en un paciente internado en un hospital o en otro establecimiento de atención de salud en quien la infección no se había manifestado ni estaba en período de incubación en el momento del internado. Comprende las infecciones contraídas en el hospital, pero manifiestas después del alta hospitalaria y también las infecciones ocupacionales del personal del establecimiento2.

Los resultados de la investigación se publicaron el pasado 24 de mayo en la revista Science Translational Medicine, con el título “Bacterial colonization and succession in a newly opened hospital”, cuyos principales hallazgos comentaremos en este artículo.

El origen del estudio es el proyecto “Hospital Microbiome”, el que se planteó como objetivo central el recolectar muestras microbianas de superficies, aire, personal y pacientes en las instalaciones del nuevo hospital de la Universidad de Chicago, con el fin de obtener una mayor comprensión sobre los factores que influyen en el desarrollo de la población bacteriana en entornos sanitarios.

El estudio comprendió 1 año de investigación en el nuevo pabellón hospitalario de la Universidad de Chicago, que consta de: 10 salas para atención de pacientes, 2 estaciones de enfermería, personal, agua y aire, para determinar la diversidad microbiana existente antes y después de su inauguración.

Los investigadores determinaron que antes de su inauguración, el hospital de la Universidad de Chicago tenía la presencia predominante de dos géneros de “habitantes bacterianos”: Acinetobacter y Pseudomonas, los que después de la apretura fueron reemplazadas por otras bacterias, entre las que destacan: Corynebacterium, Staphylococcus y Streptococcus, que se encuentran preponderante en la piel humana.

 

Durante los 10 meses posteriores a la inauguración los investigadores seleccionaron como objeto de estudio 10 habitaciones del hospital, en las que recolectaron 10,000 muestras, en las que encontraron bacterias en el 65%. Los lugares con mayor densidad y diversidad bacteriana, además del cuerpo humano de los empleados del hospital y los pacientes, fueron las barandillas de las camas y las llaves de lavabos y regaderas. Además de las habitaciones, los lugares y objetos con mayor presencia bacteriana fueron los puestos de enfermería, mostradores, descansa brazos de sillas y sillones y los ratones de las computadoras.

Otro dato interesante, es que el análisis de la información sugiere que el personal del hospital deposita un mayor número de bacterias en la piel de los pacientes que en sentido inverso, y que no existían patrones universales de transmisión entre las habitaciones de los pacientes.

Otra de las conclusiones obtenidas en el estudio mostró que, aunque los pacientes recién ingresados son “invadidos” por los taxones presentes en la habitación que se les asigna, progresivamente la recolonizan con sus propias “firmas” microbianas, modificando la estructura poblacional que existía previamente en la habitación.

En biología, un taxón o taxon (del griego τάξις, transliterado como táxis, «ordenamiento») es un grupo de organismos emparentados, que en una clasificación dada han sido agrupados, asignándole al grupo un nombre en latín, una descripción si es una especie, y un tipo.

Fuentes:

Science Translational Medicine. Bacterial colonization and succession in a newly opened hospital.
Simon Lax, Naseer Sangwan, Daniel Smith, Peter Larsen, Kim M. Handley, Miles Richardson, Kristina Guyton, Monika Krezalek, Benjamin D. Shogan, Jennifer Defazio, Irma Flemming, Baddr Shakhsheer, Stephen Weber, Emily Landon, Sylvia Garcia-Houchins, Jeffrey Siegel, John Alverdy, Rob Knight, Brent Stephens and Jack A. Gilbert.

Hospital Microbiome Project.
This study aims to collect microbial samples from surfaces, air, staff, and patients from the University of Chicago’s new hospital pavilion in order to better understand the factors that influence bacterial population development in healthcare environments.

Wikipedia.
Taxón.

Referencias:

  1. Ducel G et al. Guide pratique pour la lutte contre l’infection hospitalière. WHO/BAC/79.1.
  2. Benenson AS. Control of communicable diseases manual, 16th edition. Washington, American Public Health Association, 1995.