Actualmente diversos estudios se han enfocado en asimilar las distintas conexiones existentes entre el  de las personas y cómo el entorno y servicios que reciben ayudan a que ese sentimiento de bienestar sea más sólido.

empleo

Tres siguen siendo los temas con mayor rezago en el país: , e . (FOTO: códigoF)

Al respecto la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (), se dedicó a medir las diferentes variables que forman parte de los indicadores de bienestar en .

El Midiendo el Bienestar en los Estados Mexicanos”, deja ver que si bien en los últimos quince años ha habido avances indiscutibles en ciertos indicadores, también siguen prevaleciendo amplias brechas en otros rubros. Incluso entre las mismas entidades federativas del país hay desigualdades.

Fue en el 2014 cuando la OCDE inició en México la Medición Regional del Bienestar como parte de la Iniciativa para una Vida Mejor, la cual consta de un conjunto de indicadores de bienestar y de un análisis de los mismos que permite tener una mejor comprensión de las tendencias y de los factores impulsores del bienestar en las 362 regiones de los países miembros de la OCDE.

En este México cambiante, la OCDE detectó que en aspectos como la seguridad, ingresos y empleo, a nivel nacional hubo un empeoramiento de los indicadores. Sin embargo, las disparidades regionales se han reducido en temas de , vivienda, medio ambiente y accesibilidad a servicios.

 

Rubros como seguridad, ingresos y empleo continúan en un atraso a nivel nacional; en cambio, las disparidades regionales se han reducido.

 

Así, de acuerdo con el estudio, encontramos que la disparidad en materia educativa entre el Distrito Federal y el Estado de Chiapas es la segunda más grande entre los países miembros de la OCDE, sólo por detrás de Turquía.

La importancia de la detección de estos indicadores a nivel regional radica en que conociéndolos y sabiendo analizarlos es posible desarrollar políticas públicas para la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y eficientar los recursos públicos.

Al respecto, el organismo internacional apunta:

 

El marco de la OCDE para medir el bienestar regional muestra cómo estos indicadores pueden ser incluidos en el diseño e implementación de políticas a todos los niveles gubernamentales para mejorar la vida de las personas.

 

Del informe es importante destacar: tanto la población rural como la urbana en situación de pobreza no se encuentra significativamente en mejores condiciones de acceso a servicios de salud; y 2, mientras que en entidades como Quintana Roo y Querétaro se ha reducido a más de la mitad la mortalidad materna, en otras latitudes, como Baja California Sur y Campeche, ha empeorado.

De esta forma, como se observa, hay grandes oportunidades a nivel local para el desarrollo y aplicación de estrategias para la mejora de la salud y así poder emprender el círculo virtuoso del desarrollo social y humano de los ciudadanos.

Para una consulta más profunda del estudio “Midiendo el Bienestar en los Estados Mexicanos” visitar el enlace en la iLibrary de la OCDE.