La crisis en Grecia por el impago de una deuda de aproximadamente 320.000 millones de euros (unos US$358.000 millones), impactó no sólo en la economía del país, sino también al sistema sanitario.

Medios internacionales señalan que los hospitales en Grecia y el sistema asegurador nacional llevan sin pagar a los laboratorios farmacéuticos desde diciembre.

La Federación Europa de Industrias y Asociaciones Farmacéuticas (Efpia), patronal europea del sector, reconoce que el Estado griego debe a sus asociados 1.100 millones de euros.

Uno de los efectos negativos de las restricciones económicas que el Gobierno griego ha impuesto a los ciudadanos -entre ellos el límite de retiro de dinero de los bancos- está relacionado con el acceso de los helenos a los servicios de salud. Se calcula que 3.1 millones de griegos se han quedado sin atención sanitaria en los últimos siete años.

A la par, farmacéuticos griegos han denunciado a medios locales un desabasto nunca antes visto en medicamentos de casi en todas las categorías. “Nos estamos quedando cortos casi en todo”, cuenta Giannis Dagres, un farmacéutico de Atenas, citado por el sitio español especializado “Redacción Médica“.

La EFPIA reconoce que ante la crisis económica del país heleno no se descartan episodios de desabasto de medicamentos lo cual representa una amenaza a la salud pública, señala el organismo.

“Nuestros asociados están llevando a cabo planes de contingencia para asegurar el mercado”, dice un comunicado emitido por la Federación, pero desconoce tanto el alcance de los planes como “qué proporción del mercado del medicamento puede ser cubierto con efectividad”.

 

FUENTE: Redacción Médica