La incorporación al PRECA permite continuar operando aun cuando se decrete una contingencia atmosférica

Como es por todos conocido, la Ciudad de México presenta problemas ambientales debido a la contaminación existente en el aire, la cual repercute negativamente en la salud de la población. De hecho, de acuerdo con estimaciones del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, este fenómeno se ha relacionado con la muerte de 20,500 personas (2010) en México.

En términos económicos, el INEGI ha estimado los costos totales por la contaminación atmosférica en 5.3% del PIB por agotamiento y 3.2% del PIB por la degradación ambiental.

Considerando lo anterior, la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAME), puso en marcha un programa emergente (5 de abril al 30 de junio de 2016) que obligaba a todos  los vehículos que circulaban en la megalópolis[1] -sin importar holograma- dejar de circular un día a la semana más un sábado al mes, de acuerdo con el color del holograma o del último dígito de la placa.

También se pidió a las industrias denominadas por la CAME como altamente contaminantes asentadas en la zona, que una vez alcanzada la Fase I de la Contingencia ambiental redujeran entre 30% y 40% sus emisiones a la atmosfera.

Dentro de estos sectores, calificados como altamente contaminantes por la legislación mexicana, se encuentra la industria farmacéutica por ser un subsector de la industria química.

[1] La integran las 16 Delegaciones de la Ciudad de México, y los municipios de los estados: Estado de México (80), Hidalgo (29), Morelos (33), Puebla (22) y Tlaxcala (60).

Sin embargo, tanto la Cámara como las autoridades correspondientes se encuentran trabajando, para darle a la industria farmacéutica la clasificación que le corresponde.

En lo que va del 2016, se han activado nueve contingencias Fase I con valores que van de los 151 a los 194 puntos IMECA[1], con lo que la industria farmacéutica ha tenido que realizar la reducción de sus actividades impactando la producción del sector.

Considerando esto, el pasado 7 de julio se realizó una plática a la industria, por parte los funcionarios Daniel López Vicuña, Director de Calidad del Aire y Arturo Amador Higuera, Coordinado del Sector de Energía de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) para presentarnos el Programa de Reducción de Emisiones Contaminantes a la Atmósfera (PRECA) que permite a las industrias continuar operando cuando se decrete una contingencia ambiental atmosférica.

El objetivo del PRECA es incentivar en las empresas acciones que generen la reducción permanente de emisiones en el ambiente.

Sin embargo, es importante señalar que este permiso aplica para una contingencia de máximo tres días continuos, en caso de que persista la contingencia ambiental Fase I, pasados los tres días, automáticamente se declarará la Fase II de la misma, en donde no hay excepciones y todos deben reducir el 60% de sus emisiones.

[1] El Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (IMECA) se calcula empleando los promedios horarios de la medición de los contaminantes: ozono, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono y partículas menores a 10 micrómetros.

Hay dos formas de incorporarse al PRECA, una es por la cantidad de emisiones, es decir, estar por debajo en al menos uno de los valores de emisiones previstos en el Programa y la otra por el Esquema de Emisiones Equivalentes y Puntos.

La segunda modalidad, establece valores de emisión que se utilizan de referencia para las empresas que deseen incorporarse al Programa:

a) Para el caso de contingencia atmosférica por Ozono:
i. Utilicen gas Natural y/o gas L.P., y que sus emisiones sean menores a 10 ton/año de óxido de nitrógeno, o
ii. Que utilicen combustibles diferentes a gas Natural y/o gas L.P., y las mezclas de otros combustibles que sus emisiones sean menores a 2.5 ton/año de óxido de nitrógeno.

b) Para el caso de contingencia atmosférica por Partículas Menores a 10 micrómetros (PM10)
i. Utilicen gas Natural y/o gas L.P., y que sus emisiones sean menores a 2.5 ton/año de PM 10;
ii. Que utilicen combustibles diferentes a gas Natural y/o gas L.P., y las mezclas de otros combustibles que sus emisiones sean menores a 1 ton/año de PM 10, o
iii. Que no utilicen combustibles y deberán generar emisiones de PM10 menores a 2.5 ton/año.

c) Para el caso de contingencia atmosférica por Ozono y PM10 (combinada) que cumpla con los incisos a) y b).
Algunas acciones para la segunda modalidad son:

I. Mejora tecnológica y/o eficiencia energética; ejemplo: emisiones menores en un 30% de los límites máximos permisibles de las NOM’s.
II. Programas de Gestión Ambiental; ejemplo: sistema de administración ambiental (ISO 14000, Eco-Management and Audit Scheme “EMAS”, etc.)
III. Programas de reporte y reducción de GEI.
IV. Programa de Transporte Limpio

El trámite es gratuito y para solicitarlo es necesario:

– Solicitud (escrito libre)
– Licencia de Funcionamiento o LAU
– Haber presentado la COA en los últimos tres años
– Cumplir con límites máximos permisibles establecidos en las NOM’s

Finalmente, los funcionarios de la SEMARNAT expresaron su disposición de escuchar los comentarios de la industria para mejorar el PRECA.

La información referente al Programa puede consultarse en aquí o directamente en la Dirección General de Gestión de la Calidad del Aire y RETC de la SEMARNAT.

Por: María del Carmen Velázquez Ramírez, Encargada de Cabildeo y Relaciones Públicas de CANIFARMA