México cuenta con un mercado farmacéutico superior a los 152 mil millones de pesos, de acuerdo con cifras de la al 2014.

Ante este panorama de crecimiento, uno de los retos consiste en reunir esfuerzos para hacer llegar medicamentos seguros, eficientes y de buena calidad a la mayoría de los mexicanos. El otro gran reto, y en el que pocos están tomando cartas en el asunto, es la recolección y el manejo de medicamentos caducos.

En América Latina, México es el segundo mercado de medicamentos, sólo precedido por Brasil, según datos de PWC.

Tales dimensiones de mercadeo originan para que parte de los medicamentos sean arrojados a la basura o al drenaje.

En este caso, toma sentido la labor que realiza el Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases y Medicamentos, A. C. (SINGREM).

SINGREM cubre un aspecto de la cadena farmacéutica ignorada: el manejo de fármacos usados o caducos.

Fundada en 2008, el SINGREM cubre un aspecto de la cadena farmacéutica que estaba desatendido: el manejo y disposición final de medicamentos caducos y sus sobrantes para evitar consecuencias ambientales y sanitarias, derivadas del uso incorrecto de estos deshechos.

Lo que dice la ley, lo que sucede en realidad

 La Industria Farmacéutica está obligada a contar con un plan de manejo de residuos farmacéuticos, tal y como lo establece la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LEGPGIR).

Esta ley en sus artículos 28, 29, 31 y 46 expone de forma puntual quiénes y cómo tendrán que aplicar un plan de manejo de residuos.

El artículo 28 dice

 Estarán obligados a la formulación y ejecución de los planes de manejo, según corresponda:

I. Los productores, importadores, exportadores y distribuidores de los productos que al desecharse se convierten en los a los que hacen referencia las fracciones I a XI del artículo 31 de esta Ley y los que se incluyan en las normas oficiales mexicanas correspondientes;

II. Los generadores de los residuos peligrosos a los que se refieren las fracciones XII a XV del artículo 31 y de aquéllos que se incluyan en las normas oficiales mexicanas correspondientes, y

III. Los grandes generadores y los productores, importadores, exportadores y distribuidores de los productos que al desecharse se convierten en residuos sólidos urbanos o de manejo especial que se incluyan en los listados de residuos sujetos a planes de manejo de conformidad con las normas oficiales mexicanas correspondientes; así como los residuos de envases plásticos, incluyendo los de poliestireno expandido.

A su vez, el Artículo 29 especifica la forma en la que se tendrán que recolectarse los medicamentos, así como las acciones preventivas e informativas hacia la población para el correcto manejo, como usuarios, de los medicamentos caducos.

Mientras que en el Artículo 31 se enlistan los “residuos peligrosos y los productos usados, caducos, retirados del comercio o que se desechen y que estén clasificados como tales en la norma oficial mexicana correspondiente”, cuyo inciso VIII se refiere a los fármacos.

Por parte de la venta o distribución de los medicamentos caducos, la Ley General de en su Artículo 233 dice: “Quedan prohibidos la venta y suministro de medicamentos con fecha de caducidad vencida”.

“Quedan prohibidos la venta y suministro de medicamentos con fecha de caducidad vencida”.
-. Ley General de Salud, Artículo 33.

La importancia del programa de SINGREM radica en los alcances que tiene. Aunque se reconocen algunas limitaciones en logística, capacidad de operación, personal, etcétera, SINGREM alcanza, en octubre de 2015, una cobertura de 341 localidades en 26 estados del país.

Con más de 4 mil 300 contenedores instalados se han beneficiado más de 60 millones de habitantes del país.

En promedio cada contenedor de SINGREM recibe mensualmente 9.63 kilogramos, según datos de 2015.

Las actividades de SINGREM están financiadas por más de 100 laboratorios, que reciben servicios de recolección de medicamentos caducos por parte del Sistema.

La cadena de recolección.

La forma con la que opera SINGREM en la recolección de medicamentos caducos consta de los siguientes pasos:

1.-Instalación de contenedores.

Estos se colocan en farmacias, tiendas minoristas, hospitales públicos y privados. También se encuentran ubicados, de manera muy especial, en clínicas para tratamiento de enfermedades crónico-degenerativas y en dispensarios.

2.-Levantamiento del producto.

Cada determinado tiempo (semanal o mensualmente), una unidad móvil de SINGREM acude al establecimiento (farmacia, tienda, clínica, hospital) a recoger la bolsa con medicamentos. En ocasiones, estas visitas deben ser más frecuentes dado el tráfico de pacientes en el lugar.

El encargado del establecimiento cuenta con una llave y, frente a él el personal de SIGREM abre y pesa la bolsa. Anota en ésta los datos, la fecha, el establecimiento donde se recolectó, el estado y el peso.

Las bolsas utilizadas para recolectar y transportar medicamentos caducos son de alta densidad, lo cual dificulta que se rompan, rasguen o perforen.

Posteriormente, se trasladan al Centro de Operaciones y Manejo de Residuos de SINGREM.

Las unidades móviles de SINGREM tienen autorización especial de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para llevar desechos tóxicos.

Todas las bolsas se sellan con flejes especiales y se etiquetan con la fecha, peso y lugar de origen.

3.- Transporte al centro de residuos SINGREM.

Los productos recolectados a nivel nacional se almacenan en dos centros de manejo de residuos a cargo de SINGREM. Uno de ellos está ubicado en el Distrito Federal; en éste se recopila el  de la capital metropolitana y la zona del valle de México, incluido el Estado de México y entidades de la zona centro.

En el Centro de Manejo de Residuos SINGREM nuevamente se pesa la bolsa con el fin de tener un estricto control en el transporte de los productos.

En el Centro SINGREM, el personal equipado con  elementos de protección y seguridad descarga el producto y lo concentra en unas charolas especiales para evitar el derrame de los medicamentos líquidos.

4.-Separación de una muestra.

Otra parte del procedimiento consiste en separar 10% de la carga destinada a procesarse.

Las bolsas seleccionadas deben abrirse para realizar una somera limpieza de su contenido. Este procedimiento es importante porque permite separar y desechar adecuadamente agujas, jeringas, gasas, bisturíes.

En este proceso es importante que el personal cuente con la protección necesaria para su salud e integridad física.

El equipo de seguridad consiste en guantes industriales, mascarillas o cubrebocas, botas industriales que los empleados utilizan sólo en su jornada de trabajo, así como un traje de cuerpo entero de material tyvek.

Además, los Centros de Manejo de Residuos SINGREM tienen regaderas de emergencia en caso de que alguno de los asociados sufra alguna lesión por material tóxico, además la zona de la bodega cuenta con extractores de aire que se activan al detectar ciertos índices de gases en el ambiente.

El 10 por ciento del producto se usa para el levantamiento estadístico que le permite a SINGREM y a los laboratorios adheridos al programa conocer los detalles de los medicamentos que se están desperdiciando.

5.- Registro de los medicamentos.

Después de separar y seleccionar el 10% de la carga, comienza el proceso de registro de éstos en la base de datos de SINGREM. Así, es posible saber si los medicamentos estaban caducos cuando los desecharon o tenían fecha vigente; si se tiraron enteros o usados. También es posible conocer los ingredientes activos, así como el tratamiento médico para el que fueron hechos.

Otros datos adicionales que se recogen en una base de datos son su origen, para saber si provienen de instituciones públicas de salud o del sector privado, así como el laboratorio al que pertenece el medicamento.

La diferencia entre SINGREM y otros programas a nivel mundial radica en que México es el único país que contabiliza y registra en una base de datos los medicamentos. La labor de registro comenzó en 2012, y hasta el momento la base de datos de SINGREM está conformada de 18 mil a 20 mil productos.

SINGREM de México es el único país que contabiliza y registra en una base de datos los medicamentos que recolecta.

6.-Destrucción de los productos.

La destrucción de los medicamentos y envases caducos la realiza un tercer proveedor; el método más común es quemar los productos a altas temperaturas.

Algunas empresas cementeras proporcionan este servicio debido a que cuentan con hornos que alcanzan los 1,500 grados centígrados.

Otra opción son empresas especializadas en la destrucción de medicamentos caducos mediante incineradores.

Infografía: Cadena de recolección y destrucción SINGREM

Medicamento genérico, el que más se desecha. 

Del monitoreo realizado entre enero y junio del 2015, se encontró que de las unidades de medicamentos caducos sondeadas, 47% corresponde a productos de marca y 53% a genéricos.

Top 10 de los estados en los que se recolecta más medicamento caduco.

De acuerdo con cifras de SINGREM, estos son los 10 estados del país donde se ha recolectado más medicamento caduco, en el periodo enero-noviembre 2015.

Pasa el puntero sobre las marcas redondas para conocer cuántas toneladas se han recolectado en cada Estado y la proporción porcentual que esto significa del total.

 

Grupos terapéuticos más desechados.

Derivado de las unidades sondeadas entre enero-junio de 2015, se observa la siguiente clasificación por grupo terapéutico:

  • Antiinflamatorio/Anagésico – 16%Cardiología – 14%
  • Antiinfeccioso – 14%
  • Gatrointestinal – 14%
  • Respiratorio – 12%
  • Endocrinología – 7%
  • Nutriología – 7%
  • Neurología – 5%
  • Dermatología – 3%
  • Oftalmología – 2%
  • Nefrología y urología – 2%
  • Ginecología – 2%
  • Otros – 1%