El pasado 1 de agosto, el Área de Planificación Familiar del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dio a conocer en un comunicado de prensa, que el embarazo adolescente disminuyó en el IMSS el 23% de 2013 a 2018, en el grupo de 15 a 19 años de edad, y 10.3% en el de 10 a 14 años.

“Las tasas de fertilidad en adolescentes siguen siendo altas. Afectan principalmente a las poblaciones que viven en condiciones de vulnerabilidad y muestran las desigualdades entre y dentro de los países. El embarazo en la adolescencia puede tener un profundo efecto en la salud de las niñas durante su curso de vida. No sólo obstaculiza su desarrollo psicosocial, sino que se asocia con resultados deficientes en la salud y con un mayor riesgo de muerte materna. Además, sus hijos están en mayor riesgo de tener una salud más débil y caer en la pobreza”. Carissa F. Etienne, Directora de la OPS.

14 alternativas anticonceptivas.

Julián Gómez Morales, encargado del Área de Planificación Familiar del Seguro Social, comentó que el IMSS ofrece a sus derechohabientes un amplio abanico de 14 alternativas contraceptivas, atendiendo a las necesidades, voluntad y estado de salud de quienes acuden al organismo en busca de orientación para tal efecto.

Profundizando en el tema, el funcionario considera que de acuerdo con las proyecciones del primer trimestre del año, la tendencia seguirá a la baja durante 2019, ubicándose en una cifra estimada de 51 mil 600 adolescentes embarazadas.

“La mortalidad materna sigue siendo una de las principales causas de fallecimiento prematuro en mujeres latinoamericanas entre los 15 y los 24 años de edad. A nivel global, el riesgo de muerte materna se duplica en madres con menos de  15 años de edad residentes en países con ingresos de bajos a medianos y las tasa de fallecimientos perinatales es un 50% más alta entre recién nacidos de madres menores de 20 años, en comparación con los recién nacidos de madres entre los 20 y los 29 años de edad”.

“Las jóvenes mexicanas enfrentan desafíos especialmente graves como la deserción escolar y el embarazo adolescente; el cual representa en México la tasa más alta – 74 nacimientos por cada mil mujeres entre 15 y 19 años – en comparación con un promedio de 15 nacimientos en países de la OCDE. Esto orilla a las mujeres mexicanas a formar parte del 35% de personas que ni estudian ni trabajan (NINIs) la segunda tasa más alta de la OCDE después de Turquía.”  Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

Atendiendo a la gravedad de este problema educativo y de salud, la ENAPEA tiene dos grandes metas: Reducir a “cero” los alumbramientos en niñas de 10 a 14 años y reducir en un 50% la tasa específica de fecundidad de las adolescentes de 15 a 19 años (TEF15-19) para el año 2030.

Fuentes:

Instituto Mexicano del Seguro Social.
Cuenta IMSS con 14 métodos de planificación familiar para sus derechohabientes.

Gobierno de México.
Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes.

códigoF.
México tiene la tasa más alta de embarazos adolescentes únicamente superadas por las del África subsahariana.

Organización Panamericana de la Salud.
América Latina y el Caribe tienen la segunda tasa más alta de embarazo adolescente en el mundo.

Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico.
Es crucial la contribución de las mujeres para el desarrollo económico y social de México.