Reintegrarse al ámbito laboral después de las vacaciones puede resultar difícil, estresante, e incluso llevar a la depresión.

Aunque el síndrome post-vacacional, también conocido como estrés o depresión post-vacacional, no está plenamente reconocido como un desorden o una enfermedad, es innegable el impacto físico y psicológico que ocasiona en muchos de nosotros el proceso de readaptación al trabajo después de haber disfrutado de un periodo de descanso, sobre todo si fue particularmente prolongado y satisfactorio.

Lo cierto es que en términos generales, todos podemos atestiguar que más allá de las definiciones o el reconocimiento del síndrome como una entidad de salud específica, reintegrarse a la rutina, a la dinámica laboral, a los traslados a nuestro lugar de labores (si es que no hacemos trabajo a distancia), a nuestros compañeros, y a nuestro jefe, o jefes, no siempre es fácil, llegando a ocasionarnos diversos síntomas, los que dependiendo de la personalidad de cada individuo, y de la calidad del ambiente laboral, pueden ser más o menos profundos.

En términos generales, el síndrome post-vacacional se prolonga durante un par de semanas, pero si los síntomas continúan, o se agudizan, hay que acudir a consulta médica.

“Estudios muy recientes sobre la satisfacción laboral han evidenciado que algo más del 50% de los empleados en EE. UU. padecen estrés por culpa del trabajo. Incluso un porcentaje muy importante, en torno al 35%, consideran que están «quemados» (síndrome de burn out). Por tanto, no resulta extraño que la vuelta de vacaciones sea un momento especialmente crítico para reactivar la sintomatología ansiosa: irritabilidad, apatía, falta de atención y concentración, tristeza, trastornos del sueño, etc. La vuelta al trabajo puede constituirse, por lo tanto, en un auténtico «calvario» para el empleado (otra vez la rutina, los compañeros, la tiranía de los jefes, la conflictividad organizativa de las empresas, etc.)” ELSEVIER.

Algunos de los signos y síntomas del síndrome post-vacacional son generalmente: cansancio, falta de energía, intolerancia, somnolencia, desidia, baja productividad, hastío, y en algunas ocasiones angustia vital, e incluso depresión, sobre todo cuando las personas tienen un trabajo muy exigente y poco satisfactorio.

Por otra parte, es fácil imaginar el choque frontal entre el biorritmo adoptado durante las vacaciones, y la necesidad de encajar nuevamente, y muchas veces de un día para otro, en el horario de trabajo.

Algunas recomendaciones útiles para disminuir el impacto del síndrome post-vacacional.

  • No regrese de sus vacaciones pocos días antes (y de ninguna manera un día antes) de tener que reintegrarse al trabajo, dese la oportunidad de adaptarse y organizar su regreso a la rutina con tiempo.
  • Los días previos a su regreso laboral procure adoptar los horarios que deberá tener una vez concluidas sus vacaciones.
  • Si trabaja a distancia, o físicamente, mantenga su área de trabajo ordenada y limpia, asegurándose que estén localizables y a la mano todos los elementos que necesita, lo que le evitará perder tiempo, y sufrir enojos y frustraciones.
  • Disfrute de intervalos de descanso durante la jornada laboral.
  • Mantenga una actitud positiva, proactiva y productiva.

Una de las principales causas que hacen todavía más arduo el retorno al trabajo después de un periodo vacacional se relaciona con la baja calidad del ámbito laboral, y la insatisfacción de una actividad profesional poco gratificante.

Para poner en contexto la anterior aseveración, le compartimos que los especialistas consideran que aproximadamente el 70% de las personas no se sienten cómodas ni realizadas en sus trabajos.

En este sentido, vale la pena considerar la necesidad de encontrar un trabajo que no solamente nos ofrezca los recursos financieros que necesitamos, si no que también nos nutra emocionalmente, entendiendo que acometer con alegría nuestro día a día, más allá de las vacaciones, es indispensable para alcanzar una buena calidad de vida.

Por: Manuel Garrod, miembro del Comité Editorial de códigoF.

Fuentes:

ELSEVIER. (Septiembre del 2000).
Síndrome postvacacional.

Clínica Universidad de Navarra. (s.f.).
Síndrome postvacacional.

ita especialistas en salud mental. (22 de septiembre del 2019).
¿Qué es el famoso Síndrome Post-vacacional y cómo combatirlo?