Dos de las tres enfermedades que representan la mayor carga financiera para el IMSS son la HTA y la insuficiencia renal, asociada a la primera.

Aunque es bien sabido que la hipertensión arterial (HTA) es el principal factor de riesgo para el desarrollo de diversas enfermedades cardiovasculares, las que constituyen la primera causa de muerte a nivel global, y a pesar de que su diagnóstico es sencillo y su tratamiento viable y de bajo costo, muchas personas desconocen que la padecen, a la vez que un alto porcentaje de quienes han sido diagnosticados, no cumplen con ningún tratamiento.

La hipertensión arterial (HTA), se define técnicamente como una enfermedad crónica, caracterizada por el incremento continuo de la fuerza de la sangre que empuja contra las paredes de los vasos sanguíneos, lo que acarrea un aumento en la carga de trabajo para el corazón, daña los delicados tejidos interiores de los vasos sanguíneos y las arterias, llegando a provocar: aneurismas, ataques cardíacos, enfermedad de las arterias coronarias, corazón izquierdo agrandado, insuficiencia cardíaca, ataques isquémicos transitorios (AIT), accidentes cerebro vasculares, deterioro cognitivo leve, demencia, insuficiencia renal, glomeruloesclerosis (cicatrización del riñón), retinopatía (daño a la retina), coroidopatía (acumulación de líquido debajo de la retina), neuropatía óptica (daño al nervio), edema pulmonar, complicaciones en el embarazo (preeclampsia o eclampsia) y disfunción sexual

La HTA también se le conoce como el “asesino silencioso”, ya que durante su desarrollo no necesariamente ocasiona molestias claramente perceptibles, y aunque no existe un umbral estricto que permita delimitar el límite de riesgo, los médicos aceptan que un individuo padece HTA cuando sus cifras de presión sistólica (coloquialmente conocida como “alta”) superan los 140 mmHg o sus cifras de presión diastólica (baja) son mayores de 90 mmHg, cifras medidas de forma ambulatoria, y en dos ocasiones independientes.

“Casi medio siglo después de que empezáramos a tratar la hipertensión, que es fácil de diagnosticar y tratar con medicamentos de bajo costo, el hecho de que tantas personas con hipertensión en el mundo sigan sin recibir el tratamiento que necesitan constituye un fracaso de la salud pública”. Profesor Majid Ezzati. Autor principal del estudio “Worldwide trends in hypertension prevalence and progress in treatment and control from 1990 to 2019: a pooled analysis of 1201 population-representative studies with 104 million participants” y profesor de Salud Medioambiental Mundial en la Escuela de Salud Pública del Imperial College de Londres.

Para dimensionar este problema de salud pública mundial, les informamos que el número de adultos de entre 30 y 79 años con hipertensión, pasó de 650 millones a 1280 millones en los últimos treinta años, y que alrededor de 580 millones de personas hipertensas (41% mujeres y 51% hombres) lo desconocían, por que nunca fueron diagnosticados.

Si a esas cifras les añadimos que más de la mitad de las personas (53% mujeres y 62% hombres) con hipertensión, un total de 720 millones de personas, no reciben el tratamiento necesario, entenderemos las razones subyacentes que determinan los Años de Vida Saludable Perdidos (AVISA), años perdidos por muertes prematuras, a la par que impactan negativamente las finanzas de los sistemas de salud.

“Entre los 10 principales motivos de consulta externa (medicina, familiar, especialidades y dental en el IMSS), el primer lugar lo ocupan las Enfermedades del corazón con el 17%, seguidas por la Diabetes Mellitus, con el 15%.” Dirección de Prestaciones Médicas del IMSS. Informe al Ejecutivo Federal y al Congreso de la Unión sobre la Situación Financiera y los riesgos del IMSS 2019-2020. Página 117.

En este contexto, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), reportó que tres padecimientos crónicos degenerativos: diabetes mellitus, hipertensión arterial e insuficiencia renal (afección generalmente derivada de la HTA), representan históricamente la mayor carga financiera para la institución, lo que exigió, en 2019, la aplicación de un gasto corriente de 77,476 millones de pesos (mdp), el que disminuyó a 58,283 mdp (25%) durante 2020, pero no gracias a un mejor cuidado y control de los pacientes, sino a la suspensión, parcial o total, de la prestación de servicios primarios médicos ocasionada por la pandemia.

Por otra parte, hay que considerar que ante la caída del 57% en las tasas de atención médica (primaria y subsecuentes) ocurridas en los diferentes sistemas públicos sanitarios durante la pandemia, muchas familias se vieron obligadas a elevar el gasto de bolsillo promedio per cápita en un 40%, pasando de $2,358 pesos en 2018 a $3,299 pesos en 2020, aunque para el primer decil de ingresos (menores ingresos), el gasto de bolsillo aumentó todavía más, llegando hasta el 68.3%. Es necesario aclarar que aunque la investigación realizada por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, A.C. (CIEP) no especifica qué tipos de fármacos adquirieron las familias, podemos asumir que una fracción del mismo se relaciona con la HTA, dada su elevada prevalencia.

La información global sobre las tendencias y situación actual de la hipertensión arterial están documentadas en el estudio: “Worldwide trends in hypertension prevalence and progress in treatment and control from 1990 to 2019: a pooled analysis of 1201 population-representative studies with 104 million participants”, protocolo investigativo que liderado por el Imperial College de Londres y la Organización Mundial de la Salud (OMS), y que fuera publicado el 24 de agosto del 2021 en la prestigiosa revista The Lancet.

En el documento publicado en The Lancet, se concluye que las mejoras alcanzadas en el tratamiento de la HTA fueron mayores en los países de ingresos altos: Europa central y algunos países de ingresos medianos altos, y recientemente de ingresos altos, incluidos: Costa Rica, Taiwán, Kazajstán, Sudáfrica, Brasil, Chile, Turquía e Irán, entre los que no está incluido México.

Por otra parte, y si le interesa conocer con mayor detalle los lineamientos propuestos por la OMS para mejorar el tratamiento de la hipertensión, le recomendamos leer el documento: WHO Guideline for the pharmacological treatment of hypertension in adults.

Por: Manuel Garrod, miembro del Comité Editorial de códigoF.

Fuentes:

The Lancet. (24 de agosto del 2021).
Worldwide trends in hypertension prevalence and progress in treatment and control from 1990 to 2019: a pooled analysis of 1201 population-representative studies with 104 million participants.

Organización Mundial de la Salud. (25 de agosto del 2021).
Más de 700 millones de personas con hipertensión sin tratar.

American Heart Association. (31 de octubre del 2016).
¿Qué es la hipertensión arterial?

Instituto Mexicano del Seguro Social. (s.f.).
Informe al Ejecutivo Federal y al Congreso de la Unión sobre la situación financiera y los riesgos del Instituto Mexicano del Seguro Social 2019-2020.

Forbes. (16 de agosto del 2021).
Estas 3 enfermedades meten presión a las finanzas del IMSS.

Mayo Clinic. (s.f.).
Peligros sobre la hipertensión: Efectos de la hipertensión sobre tu cuerpo.

códigoF. (24 de agosto del 2021).
Mantener los servicios preexistentes de salud, un reto mayor para el sistema de salud mexicano: CIEP.